sábado, 15 de noviembre de 2008

Alas de papel


Ríos de tinta se deslizan entre mis dedos, se descuelgan por mis uñas y gotean al papel, lo manchan, lo rellenan con su impureza, pero realmente lo embellecen. Me gusta saber que escribo porque me encanta saber que están ahí, porque estas manchas de tinta servirán de recuerdos, memorias que recordarán, que les ayudarán a entenderme, que les ayudarán a recordarme.
Y con esos recuerdos, se unirá la fantasía de lo real y lo imaginario, el cordel que separa la razón de la locura, la pasión que divide el sexo y la beatitud, simplemente servirán para saber que la contradicción más grande de este mundo es el manchar el papel con tinta y descubrir que puede resultar algo bonito.
Es por eso que escribo para que aunque mi cuerpo envejezca y se desvanezca, las palabras escritas en este papel no se pierdan jamás. Porque las palabras se las lleva el viento y yo siempre quise volar.