jueves, 17 de julio de 2008

Sueños Blancos

Es invierno. Hace frío. Y la humedad se nos pega a los huesos, ya que estamos cerca de la playa. Hemos acabado de hablar con mi familia y cogemos el coche.

Conduces tú, todavía no te fías de que yo lleve tu coche. Hacemos el trayecto sin hablar, y lo único que se escucha es el sonido de mi voz al exclamar ante el paisaje que puedo ver mientras estoy reclinada en el asiento del copiloto. A veces noto tu mirada, pero no quiero comenzar a hablar, yo todavía no me siento preparada para hacerlo. Paras el coche en un pueblo en que todo son casitas; así da gusto, los edificios pueden admirarse, la vista no pierde detalles debido a la altura. Vemos a una señora de mediana edad, tú te acercas y le preguntas si vamos en la dirección correcta, mientras te explica cómo llegar yo me distraigo mirando hacia el horizonte que se divisa desde la verja de la señora.

Me llamas, siempre me ha gustado escuchar mi nombre desde tus labios, y expecialmente ahora que estamos tan silenciosos; me acerco a ti y volvemos al coche. Antes de arrancar el coche, me coges la mano y me miras como antes, con esos ojos brillantes, con esos ojos tuyos tan marrones y arrebatadores. Esos ojos que me robaron el alma; y yo, por miedo de empezar esa conversación que tenemos pendiente, te sonrío levemente y desvio la mirada, suspiras y enciendes el motor. Sé que el trayecto es corto, pero también sé que se nos hará muy largo si volvemos a estar en silencio. Así que hago algo que, al principio de nuestra relación, odiabas y que luego has comenzado a apreciar, te describo el paisaje y lo que soy capaz de ver. Te ries y me preguntas si eso va a hacerme gracia cuando conduzca. Te respondo, con una sonrisa, que primero deberías dejarme conducir y que sí porque adoro el paisaje.

Por fin llegamos, bajamos del coche y sacamos el equipaje del maletero, son sólo un par de días, pero la ropa de abrigo abulta mucho. Al entrar en el chalet saludamos a los amigos, que ya llevan allí unas horas. Es divertido hacer un viaje así, sin preocupaciones, van a volver a ser unas navidades blancas.

Llevamos medio día y todos notan algo extraño entre los dos, y no paran de preguntar. Al final, ya cansada, salgo a la terraza y me siento en lso escalones, siempre he adorado esa vista. Justo cuando empieza a nevar, te sientas a mi lado.

-Perdona por lo de antes, ya sabes como son y lo que me afecta que quieran arreglar cosas que no tienen arreglo.
-¿Qué no tiene arreglo, preciosa?-dices acariciándome la mejilla.
-Lo nuestro, nuestra relación, llevamos casi un mes distantes.
-Raquel, no he estado distante sino pensativo, quería hacerte una pregunta y es complicado, porque una de las respuesta puede significar dar un paso adelante y la otra...la otra no sé que puede significar.
-Me estás asustando-susurro mirándote a los ojos.
-Tranquila, es sólo una pregunta...-y otra vez se cierne sobre nosotros ese silencio. Me da un escalofrío, no me extraña, he salido sin abrigo. Me abrazas y me das calor entre tus brazos. Siempre has sabido que adoro tus abrazos.
-¿Y bien?
-¿Eh? ¡Ah, sí! Que si...que si...que si te quieres venir a vivir conmigo. Sería después del viaje, claro, pero bueno que no pasa nada si no quieres, no importa...Las lágrimas corren por mis mejillas, en serio no sabes lo preocupada que he estado este último mes, pero con un beso, de eso apasionados que tanto te gusta, se elimina mi preocupación y tu vergüenza después de la pregunta. Cuando separamos nuestras bocas, te miro de nuevo a los ojos y te susurro un suave encima de los labios. Me abrazas más fuerte y me deslizas un te quiero por el oído. Mientras, sigue nevando. Han empezado nuestras blancas navidades.

~*~*~*~*~*~*~*~"Y es que los sueños,
sueños son"~*~*~*~*~*~*~*~

Pues la última frase lo dice todo, todo ha sido un sueño, y que he aprovechado para convertir en un relato sensiblero y emocional... Espero que os guste al menos un poco.

2 comentarios:

Tinkampinho dijo...

Woooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooou!
Me encanta lo que as escrito enserio!!!
Xfin actualizas xD
Salu2 y cuidate!

Tinkampinho dijo...

Solo hay una razón x la que no desato la barca y me voy a dar una vuelta...
PORQUE NO ES MIA!
xD
Si tuviera coche,barca,o cualquier transporte sacaria fotos de esta gran tierra.
Pero aun estoy encadenado a este lugar.
Salu2 cuidate ^^